La experiencia de Integralia en Haití, interés de la prensa ciudarealeña

El medio digital El Crisol de Ciudad Real entrevista a Pablo Arévalo, jefe del proyecto de la reconstrucción del Hospital Universitario de Puerto Príncipe.

Sigue leyendo

Anuncios

La parte más humana en la reconstrucción del Hospital de Puerto Príncipe de Haití

Gregorio Monzón, toledano de 28 años y Jefe de Obra de la reconstrucción del Hospital Universitario del Estado de Hatí, llegó hace un año a Puerto Príncipe de la mano de Integralia para proporcionar a los haitianos ” un lugar para sanarse y recuperarse”.

monzon_pixelizada

La labor que está realizando Integralia en Haití con la reconstrucción del Hospital Universitario del Estado de Haití, en Puerto Príncipe, es uno de esos proyectos que dejan huella en la empresa y en los trabajadores que forman parte de él. No podía ser de otra forma cuando nos referimos al levantamiento de un servicio tan necesario y que fue arrebatado por un terremoto que a su vez dejó una gran huella negra en la ciudad que será imposible borrar.

Así lo considera nuestro compañero Gregorio Monzón, un joven toledano de 28 años, que no dudó en embarcarse en la “oportunidad” que Integralia le brindó para capitanear la reconstrucción del Hospital Universitario de Puerto Príncipe como Jefe de Obra. El reto comenzaba hace aproximadamente un año aún más si cabe con las señas de Integralia en el corazón: “comprometidos con el origen del bienestar”.

“Esta gente necesita mucha ayuda”

Con una ayuda humanitaria propagada por todas partes como boyante y con la publicidad de medio mundo volcado hacia Haití, lo cierto es que la llegada de Integralia supuso en gran contraste. Así lo explica Gregorio quién no duda en señalar que “lo que se ve desde fuera no es lo mismo que lo que vivimos desde dentro”. En este sentido, explica que los debilitados cimientos del país y el caos generado tras el terremoto hacen que “todo vaya demasiado lento y que seis años después tengamos que seguir reconstruyendo el hospital más grande de Puerto Príncipe”.

20160123_091113

La inestabilidad política del país ha hecho que la experiencia de Gregorio se convierta en una carrera de fondo no exenta de obstáculos desde que llegara al país en marzo de 2015. Sin un gobierno formado que trabaje con una línea continúa, las dificultades llegan incluso hasta el ámbito de la construcción. No obstante, el jefe de obra de Integralia en el Hospital de Puerto Príncipe incide: “esta gente necesita mucha ayuda y nosotros vamos a proporcionarles un lugar para sanarse y recuperarse”.

La importancia del equipo

El recelo que las delegaciones extranjeras levantaban entre los haitianos a su llegada tampoco facilitaron demasiado las cosas. Con el único anhelo de superar el trauma del terremoto, la población lugareña no tardó en darse cuenta de la importante labor de ayuda de Integralia, no solo con la reconstrucción del hospital si no también con la formación de personal.

20160510_180246

Actualmente trabajan en el equipo seis haitianos que “de la mano de Integralia se han convertid en auténticos profesionales cualificados para cualquier tipo de proyecto”, como señala Monzón para añadir en esta línea que “seguro que se quedan buen recuerdo de nosotros”.

La misma buena sensación que Gregorio recordará porque su primera obra fuera de España “supone un orgullo con aprendizaje continuo”. Y “aunque al principio cuesta, estamos muy respaldados por la empresa y tenemos muy buen trabajo en equipo: ¡somos Integralia, todos a una!”.

Construir el futuro en Haití: 6 años del terremoto

Justo hace 6 años, el 12 de enero de 2010, el mundo enmudeció al dirigir su mirada a la isla de Haití que acababa de ser devastada por un terremoto de magnitud 7,0 MW en la escala de Richter. Las cifras ensombrecieron portadas y titulares de medios de todo el planeta que tildaron el hecho como “una de las catástrofes humanas más graves de la historia” con 316.000 muertos, 350.000 heridos y 1.500.000 damnificados. Las consecuencias del sismo, que tuvo lugar a 15 km. de Puerto Príncipe, capital de Haití, siguen siendo visibles seis años después y la población continúa intentando recobrar la normalidad.

Integralia participa en la consecución de mejores condiciones de vida a través de la reconstrucción del Hospital Universitario de Puerto Príncipe, un esperado proyecto volcado en la salud y el bienestar de las personas para el que Integralia ha usado los más estrictos procesos de calidad. El proyecto, la ingeniería, los materiales -tanto en calidad como en secciones- y la propia fabricación están basadas en las normas americanas de estructuras metálicas y de soldadura, como son la AISC o la AWS.

Sin duda, esta obra es uno de los proyectos en los que Integralia trabaja con más ahínco debido a su carácter social y a la premura de la necesidad. Además, se trata de un proyecto fuertemente condicionado por la situación socio-económica del país que hace que los medios existentes no sean los mismos a los que estamos acostumbrados a trabajar en Europa y que dificulta que los ritmos de trabajo habituales sean los normales de esta tipología estructural.

El complejo hospitalario está formado por 10 edificios, uno de ellos para oficinas y los otros 9 para uso médico. Los edificios tienen una altura máxima de tres plantas y en su conjunto son necesarias unas 2.500 toneladas de acero para su construcción. Los forjados se realizan mediante chapa colaborante, existiendo una superficie útil de unos 20.000 metros cuadrados. Pero la innovación y calidad de Integralia ha ido más allá ofreciendo respuesta a los fuertes requisitos sísmicos que han hecho que la ingeniería especializada en cálculos sísmicos utilice pórticos resistentes junto con elementos BRB (Buckling Restrained Braces), importados desde EEUU y montados a nuestra estructura por nuestro propio personal especializado. Las cargas horizontales se transmiten por los forjados solidarizados a la estructura metálica mediante conectores soldados a la misma.

El trabajo ha sido arduo desde su diseño hasta su transporte. Toda la estructura viajó mediante contenedores de 40 pies, ya que las infraestructuras portuarias de país no permiten otro tipo de descarga de este tipo de material. En este sentido, el Departamento de Ingeniería se ha volcado en analizar la estructura proyectada y diseñar los conjuntos a fabricar en el taller con medidas inferiores a los 12 metros. Posteriormente se han diseñado las uniones tanto atornilladas como soldadas que se  están realizando en la propia obra y todo ello bajo normativa americana.

En Integralia seguimos comprometidos y orgullosos de colaborar a que miles de haitianos recobren la esperanza tras la tragedia que hace una década ensombreció su tierra.

Integralia participa en la reconstrucción de un hospital universitario en Haití.

El 12 de enero de 2010, hace ya 5 años, tuvo lugar el fatídico seísmo de Haití, que obligó a poner en marcha una de las mayores operaciones humanitarias de la historia. Los esfuerzos van consiguiendo reconstruir el país: del millón de personas desplazadas se ha pasado a 80.000 actualmente. Pero no son suficientes y hay que seguir centrados en ayudar.

Tras el desastre, la inversión internacional sigue siendo necesaria para romper el círculo de pobreza, sobre todo la que afecta a los niños. Por su situación geográfica, Haití sigue siendo vulnerable a los desastres naturales: terremotos, sequías, huracanes o inundaciones, por lo que hay que trabajar en estructuras con capacidad de escapar de las catástrofes.

Como subraya Cruz Roja Española, Haití necesita la ayuda humanitaria para superar las dificultades derivadas del terremoto y la pobreza, ya que la falta de buenas infraestructuras y servicios, así como centros de salud, han llevado a que enfermedades antes erradicadas como el cólera hayan vuelto a surgir.

En 2015 ha comenzado en Haití la reconstrucción del Hospital Universitario de Puerto Príncipe. Tras la cimentación que se está llevando a cabo en la actualidad, Integralia participará en el desarrollo de la estructura metálica del hospital.

La construcción, dada la situación geográfica, tiene unos requerimientos sísmicos especiales, con elementos disipadores de energía y barras de pandeo restringidos, que actúan de amortiguadores de los edificios. Esta tecnología tan especial viene de la mano de Miyamoto Internacional, expertos japonenes en estructuras anti terremotos que trabajan mano a mano con Integralia para conseguir unas estructuras fuertes y que resistan un posible terremoto.

Las estructuras que Integralia llevará a Haití, más de 2.100 toneladas de acero, serán trasladadas desde España, saliendo en mayo de Puerto Sagunto hacia Puerto Príncipe. Trasladará además un equipo de más de 15 personas, entre personal, jefe de proyecto y jefe de calidad.

El volumen final de obra para todo el hospital será de 100 millones de dólares y se conseguirá un hospital en la capital de Haití donde hacer frente a las enfermedades causadas por el terremoto de 2010, por lo que Integralia, en su compromiso con la sociedad y con el origen del bienestar, no podía dejar de participar.

Peacekeeping - MINUSTAH