Integralia participa en la reconstrucción de un hospital universitario en Haití.

El 12 de enero de 2010, hace ya 5 años, tuvo lugar el fatídico seísmo de Haití, que obligó a poner en marcha una de las mayores operaciones humanitarias de la historia. Los esfuerzos van consiguiendo reconstruir el país: del millón de personas desplazadas se ha pasado a 80.000 actualmente. Pero no son suficientes y hay que seguir centrados en ayudar.

Tras el desastre, la inversión internacional sigue siendo necesaria para romper el círculo de pobreza, sobre todo la que afecta a los niños. Por su situación geográfica, Haití sigue siendo vulnerable a los desastres naturales: terremotos, sequías, huracanes o inundaciones, por lo que hay que trabajar en estructuras con capacidad de escapar de las catástrofes.

Como subraya Cruz Roja Española, Haití necesita la ayuda humanitaria para superar las dificultades derivadas del terremoto y la pobreza, ya que la falta de buenas infraestructuras y servicios, así como centros de salud, han llevado a que enfermedades antes erradicadas como el cólera hayan vuelto a surgir.

En 2015 ha comenzado en Haití la reconstrucción del Hospital Universitario de Puerto Príncipe. Tras la cimentación que se está llevando a cabo en la actualidad, Integralia participará en el desarrollo de la estructura metálica del hospital.

La construcción, dada la situación geográfica, tiene unos requerimientos sísmicos especiales, con elementos disipadores de energía y barras de pandeo restringidos, que actúan de amortiguadores de los edificios. Esta tecnología tan especial viene de la mano de Miyamoto Internacional, expertos japonenes en estructuras anti terremotos que trabajan mano a mano con Integralia para conseguir unas estructuras fuertes y que resistan un posible terremoto.

Las estructuras que Integralia llevará a Haití, más de 2.100 toneladas de acero, serán trasladadas desde España, saliendo en mayo de Puerto Sagunto hacia Puerto Príncipe. Trasladará además un equipo de más de 15 personas, entre personal, jefe de proyecto y jefe de calidad.

El volumen final de obra para todo el hospital será de 100 millones de dólares y se conseguirá un hospital en la capital de Haití donde hacer frente a las enfermedades causadas por el terremoto de 2010, por lo que Integralia, en su compromiso con la sociedad y con el origen del bienestar, no podía dejar de participar.

Peacekeeping - MINUSTAH

Anuncios

Entrevista a Alejandro Civantos, Director de Desarrollo de Negocio.

01-Copromiso-INTEGRALIA-500x500

Integralia inició su actividad en el año 2009, ¿cómo se saca una empresa adelante cuando los vientos parecen soplar en contra?

Hemos creado un líder nacional a partir de la trayectoria profesional de gente con gran experiencia en el sector, dónde la calidad técnica, la flexibilidad y la capacidad competitiva nos permiten realizar algunas de las obras más significativas tanto de España como del resto del mundo. Ejemplo de ello es nuestra participación en la construcción de la nueva estación de AVE en Vigo, o los estadios de fútbol Babil y Al Rusafa en Irak.

¿Cuál ha sido la lección más importante que habéis aprendido durante estos años?

La importancia que tiene la confianza que genera la empresa. Cumplir compromisos, aportar mayor flexibilidad a la hora de trabajar y estar siempre al lado del cliente, generan credibilidad en la capacidad de atender los más exigentes proyectos, lo que alimenta la confianza por parte del cliente y crea vínculos irrompibles. Trabajar desde esta perspectiva, creyendo en el proyecto y apostando por él, hace que el cliente apueste también por ti.

 

Si tuvieses que definir a Integralia utilizando tres atributos o valores para ello, ¿cuáles serían y por qué?

Tenemos claro que los tres atributos que definen a Integralia se resumen en una triple C: COMPROMISO, CREDIBILIDAD y CONFIANZA. Estos son nuestros pilares básicos, compromiso con el cliente y su proyecto sin dejar de lado a la sociedad, la credibilidad que esto genera de nuestro saber hacer, y la confianza, que creemos básica para afrontar cualquier proyecto, tanto en España como en el extranjero.

 

En referencia a vuestro trabajo, ¿de qué os sentís más orgullosos?

En este compromiso con la sociedad hemos llevado a cabo proyectos muy estimulantes, que para nosotros son un orgullo. Hemos estado, y queremos seguir estando, en lugares donde nunca pensamos que llegaríamos, en los que además de construir, aportas tu granito de arena en la sociedad. Proyectos que van más allá, que son referente y que ayudan en el desarrollo del país, como los dos estadios que estamos construyendo en Irak, o proyectos para hacer un entorno más sostenible, como con la planta Termosolar de Badajoz.

Y sobre los planes de futuro, ¿qué destacarías?

Creemos que los mercados emergentes son una gran oportunidad para nosotros. Queremos establecernos y consolidarnos como referencia en este tipo de mercados, lo que se consigue creando sociedades internacionales que tengan sede en esos países. No queremos estar de paso, queremos exportar el know how español y establecernos, formar parte de esa sociedad y así conocer mejor las necesidades de infraestructuras y proyectos.

Experiencia contrastada en la construcción de plantas termosolares

La energía solar térmica se encuentra actualmente en crecimiento. Tras cuatro años consecutivos de descenso de actividad entre los años 2009 y 2012, debido entre otras cosas a la crisis económica que afectó sensiblemente a este sector, los datos son ahora positivos, cifrando su crecimiento en un 5% en el pasado año. Esta tendencia continuará y mejorará previsiblemente durante este año.

En su compromiso con el Medio Ambiente y las Energías Renovables, INTEGRALIA participó en la construcción, tras la adjudicación por Acciona, de la Planta Termosolar de Orellana la Vieja, provincia de Badajoz.

La planta, que comenzó a funcionar en agosto de 2012, cuenta con más de 166.000 espejos para recoger la luz solar y transformarla en energía, obteniendo de esta manera alrededor de 118GWh/año, lo que supone el abastecimiento de energía eléctrica para el consumo de 43.000 hogares.

Las instalaciones, para las que INTEGRALIA utilizó más de 3.000 toneladas de acero, aúnan tanto investigación como tecnología y sitúan a Orellana la Vieja, desde 2012, como una de las localidades más activas en la reducción de CO2, disminuyendo dichas emisiones en 113.494 toneladas.

Para su construcción en las más de 170 hectáreas, fueron necesarios alrededor de 350 puestos de trabajo, tanto de mano de obra como de ingeniería, y actualmente genera 31 puestos de trabajo en la localidad para su correcto mantenimiento.

Dos nuevos estadios de fútbol en Irak con el sello de Integralia

Pese a la fuerte inestabilidad política, Irak trata de mantener la normalidad en un país que insiste en mirar al futuro con ilusión y optimismo.

Siendo el segundo mayor productor de petróleo de la OPEP y habiendo multiplicado por cinco su renta per cápita durante 2013, existe una fuerte determinación a emprender planes de futuro.

En este proyecto de mejora entra en juego INTEGRALIA, que conjuntamente con la constructora TRIARENA ha participado en el levantamiento de Babil Stadium, en Al-Hila, y Al-Rusafa Stadium, al este de Bagdad.

Se trata de dos estadios idénticos cuyos armazones han requerido 6.000 toneladas de acero. Las estructuras se transportan por mar y se ensamblan al pie de cada una de las obras.

Ambas construcciones cumplen con todas las normas de la FIFA. Babil Stadium cuenta con una capacidad de 30.000 espectadores y se ubica dentro de una completa ciudad deportiva que incluye pistas de tenis, dos salas polideportivas, piscinas olímpicas, torres de viviendas, edificios administrativos, zonas verdes y un lago artificial. Al-Rusafa, por su parte, tiene una capacidad de 31.200 espectadores.

Estas instalaciones, en cuyo desarrollo participa Integralia, se completan con la edificación de dos campos de entrenamiento con capacidad para 2.000 y 500 espectadores, respectivamente. Además, próximo al estadio de Al-Hila, se levantará un exclusivo hotel de medio centenar de habitaciones.

El sueño que simboliza el fútbol y los valores del deporte contribuyen a devolverle la ilusión a un país que, según las previsiones del FMI, en los próximos años, despegará en sectores no vinculados con el petróleo, como los servicios, la construcción, los transportes o la agricultura.